viernes, 20 de noviembre de 2009






GÁRGOLAS
Disfrazada bajo luces de neón
se contonea buscando una presa,
y con falso pudor
se vende por un beso.

Vuelve a subir a un coche diferente.
Esta noche, el amor es de nuevo
una gárgola encaramada al pecho.

yolanda martínez aranda

2 comentarios:

  1. Bonita, pero a mi me cuesta un poco comprenderla, no dejes compartir lo que haces, aunque no lo creas hay muchísima gente que lo lee. Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Actualizaste! Me ha gustado el poema la verdad, a ver si nos vemos de nuevo... Los dioses dirán

    ResponderEliminar