jueves, 18 de noviembre de 2010

UN DÍA CUALQUIERA

Hoy es un día cualquiera, un día como cualquier otro. Te subes al autobús, escuchas la radio con el mp4-por no escuchar las gilipolleces que dos marías se gritan por encima de tu hombro-, vas al trabajo, vuelves a casa y luego vas a la facultad. Las horas transcurren entre risas, clases, folios y folios, algún que otro sueño y algún que otro anhelo.
Llegas a casa y descansas, lees y escribes. Alguna llamada a familiares y amigos y disfrutar de una buena compañía, algún beso robado y algún te quiero furtivo.
Hay días malos y días buenos o somos nosotros lo que estamos bien o mal. Se suceden los días y piensas que has sobrevivido un día más a la locura del asfalto y que siempre hay alguien que te espera y te quiere al volver a casa. Sonries porque sabes que hay muchos deseos por cumplir, proyectos y esperanzas. Deseas que siempre sea así porque así eres feliz y no necesitas nada más.
Vivir es un regalo.

                                                                                      Fotografía: Tori Frissell

1 comentario:

  1. Estar atareada, que te falte tiempo a diario para hacer todo lo que tu quieres, es vivir.
    No dudes que tus sueños se harán algún día realidad, pero hasta que se cumplan, no dejes de pensar así, que la vida es un regalo.
    Siempre tendrás alguien esperándote, Juanma y tu familia entera (en la que me incluyo) estamos a tu lado.
    Un enorme abrazo lleno de cariño.

    ResponderEliminar